Cómo una tienda de barrio puede entregar compras online más rápido que Amazon

Con Hurrynow, el pequeño comercio puede empezar a vender online y entregar pedidos el mismo día sin preocuparse de la logística

Más de 40.000 pequeños comercios han cerrado en España en los últimos años. ¿Cómo pueden competir los establecimientos que quedan con las tiendas online y los centros comerciales? Empezar a vender también en Internet y ofrecer entregas en el mismo día es una forma de captar nuevos clientes y competir con los e-commerce en su terreno.

En España existen 757.537 comercios, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto sitúa a nuestro país entre los que tienen una mayor densidad comercial de la Unión Europea. Sin embargo, en los últimos años más de 40.000 pequeños comercios han echado el cierre en nuestro país. Muchos de ellos han cesado su actividad por culpa de la crisis, pero también por la creciente competencia de los centros comerciales (cuyo número no ha dejado de aumentar en la última década) y de las tiendas online. El comercio electrónico ya supone un 32 % de las ventas que se realizan en España según el INE y las previsiones son que seguirá creciendo a buen ritmo en los próximos años.

Tradicionalmente, las tiendas convencionales han tenido una ventaja muy importante sobre el comercio electrónico: la posibilidad de ver, tocar y probar los artículos, para luego llevárselos a casa en el momento de la compra. Para el 53 % de los consumidores, esta es la razón por la que prefieren comprar en tiendas físicas en lugar de en tiendas online, según el estudio Total Retail 2015 realizado por la consulta PWC. Sin embargo, las tiendas online están respondiendo a esta carencia con mejor información de sus productos en las páginas de venta y, sobre todo, con la incorporación de servicios de entrega inmediata que permiten recibir la compra el mismo día, a menudo en horas.

Esto anula la principal ventaja del comercio tradicional. Tal y como pronosticaba el diario The New York Times hace unos años: «El primer minorista que domine la entrega en el mismo día (…) podrá atraer a clientes que hasta ahora habían evitado las compras online porque deseaban acceder a los artículos al momento y animará a los compradores online a incluir los productos que compran en los supermercados y tiendas de alimentación». Esto es justo lo que está sucediendo ahora, con empresas como Amazon, El Corte Inglés, MediaMarkt, Decathlon, Zalando, etc. que ofrecen entregas inmediatas para competir con las pequeñas tiendas de ropa, calzado, electrodomésticos, deportes… ¡Y parece que están ganando la batalla!

¿Cómo puede contraatacar el pequeño comercio?

Para un pequeño o mediano comercio, es imposible competir con estos gigantes en surtido, precio o publicidad. Sin embargo, puede hacerlo usando la misma arma con la que estos operadores le están arrebatando poco a poco su clientela: Internet.

En la actualidad, solo seis de cada diez pequeños comercios españoles tiene presencia en Internet. Todavía son menos los que venden online sus productos, por diversas razones: desconocimiento, falta de tiempo, miedo a no ser competitivos o simplemente porque no tienen recursos para montar un almacén, dedicar personal a atender y preparar los pedidos, gestionar los envíos, etc. Pero, ¿y si nada de esto fuera necesario?

Con el servicio de entrega inmediata de Hurrynow, los pequeños comercios pueden empezar a vender en Internet y entregar sus pedidos en menos de dos horas sin tener que invertir ni un euro ni preocuparse por las complicaciones logísticas.

Funciona de la siguiente forma:

Cómo una tienda de barrio puede entregar compras online más rápido que Amazon

  1. El cliente hace un pedido en la tienda online del pequeño comercio.
  2. El pequeño comercio prepara el pedido con el stock que tiene en la tienda.
  3. Hurrynow envía un mensajero a recoger el paquete y lo lleva el cliente.
  4. En menos de dos horas, el cliente recibe la compra hecha en el comercio.

Todo se gestiona de forma automática y el comercio solo paga por los pedidos enviados a través de Hurrynow: no hay cuota de alta, ni pago mensual ni compromiso de permanencia. La tienda solo tiene que preocuparse de tener preparado el paquete cuando el mensajero pase a buscarlo, lo cual es fácil porque el producto está físicamente en el establecimiento: no hace falta enviarlo desde un lejano centro logístico como hacen los grandes e-commerce. El comercio tampoco tiene que preocuparse por buscar un transportista que realice los envíos, ni por las entregas fallidas o devoluciones en caso de que el cliente no esté en casa, porque el comprador sabe a qué hora exacta llegará su pedido y estará esperando para recibirlo.

De este modo, el pequeño comercio puede aprovechar las ventajas de su proximidad al cliente, la especialización en su nicho de negocio y la disponibilidad de los productos en su tienda para competir con los grandes e-commerce: si estas compañías entregan sus pedidos en unas horas, una pequeña tienda de barrio puede hacerlo incluso más rápido. De paso, al vender en Internet, el pequeño comercio amplía su clientela para llegar a toda la ciudad y seguir siendo competitivo en este exigente mercado.

Si tienes un pequeño comercio y quieres entregar pedidos en tu ciudad en menos de dos horas, ¡consúltanos!

Imagen inicial cortesía de Mike Petrucci/Unsplash.com

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Categorías